El kirchnerismo sumó a la UCR, que tuvo algunas disidencias, y el FAP. Hoy Cristina promulgaría la ley.

Con un amplio apoyo opositor, el kirchnerismo lo logró sin problemas. Los diputados convirtieron anoche la expropiación de YPF en ley. Con 208 votos afirmativos, 32 en contra y 5 abstenciones, el Gobierno ya tiene el camino libre para conducir el 51% de las acciones de la empresa petrolera que estaban en manos de la española Repsol.
La nueva YPF S.A tendrá un 26,03% de sus acciones en manos del Estado; 25,46% en poder de grupo Petersen y el 24,99% para las provincias petroleras. El 15,35% queda para las acciones que cotizan en bolsa. Repsol retiene apenas el 7,23%.
Esta misma tarde, la Presidenta promulgaría la ley en un acto convocado en la Casa Rosada. La fiesta de la militancia K y los movimientos sociales luego de la votación de la ley “en general”, que coronó 17 horas de debate repartidas en dos días. Otras cuatro horas se llevó la votación “en particular”. La estrategia oficial tuvo éxito: evitar que la aprobación se de en las penumbras de la madrugada. Ayer, en horario central, todas las luces apuntaron a la Cámara baja. Con chicanas y cruces aislados, la oposición intentó con escaso éxito quedar como socia del kirchnerismo, marcando las falencias de la política energética. Su gran mayoría votó a favor.

La Cámara de Diputados sancionó el proyecto oficial por 208 votos a favor y 32 en contra.
Fuente: Clarin
 
Volver